This post is also available in: enInglés

El interior de una vivienda puede ser decorado de mil y una formas diferentes, incluso algo tan sencillo como son los zócalos de la casa. ¿Habías pensado alguna vez en la posibilidad de decorarlos?

Los zócalos, conocidos popularmente como rodapiés, son ideales para aportar un toque decorativo a diferentes zonas de la vivienda. Se colocan en zonas que quedan libres, entre la pared y el suelo, y que estéticamente no se ven bien o simplemente se colocan para aportar cierto estilo.

Forrar los zócalos del interior del hogar con recubrimientos

Si tienes pensado cambiar de estilo decorativo tu hogar, posiblemente pienses en cambiar incluso hasta los zócalos, pero con un recubrimiento de perfiles te ahorrarás tener que cambiar los de toda la casa y, además, conseguirás que tengan un aspecto excelente.

En el mercado se pueden encontrar infinidad de recubrimientos de perfiles diferentes con los que poder usar en marcos de puertas, cajones, alféizares o, como en este caso, los zócalos de nuestro hogar.

Lo primero que hay que hacer es elegir el estilo del recubrimiento que queremos utilizar para nuestra casa y tomar las medidas necesarias para poder ir forrándolos. En este caso, se pueden hacer dos cosas, o retirar los zócalos e ir forrándolos uno a uno o hacer el proceso con ellos colocados.

Hay que contar con los folios de recubrimiento que se hayan elegido, un cutter, cola especial, un metro y armarse de paciencia, porque para que quede bien hay que ir poco a poco. Se deben tomar medidas e ir cortando los folios adaptándolos a la medida del zócalo y pegarlos.

Algunos recubrimientos cuentan con una parte autoadhesiva y otros deben ser unidos al zócalo mediante un pegamento o cola específica. Lo importante en estos casos es colocarlo correctamente y eliminar cualquier burbuja de aire que se pueda crear al pegar el material.

This post is also available in: enInglés